Adsense

Las 3 posturas del Kamasutra con las que más disfrutan las mujeres

Las 3 posturas del Kamasutra con las que más disfrutan las mujeres







a no habrá dudas ni excusas. Una vez que sepas de esta investigación, no podrás dejar a tu pareja insatisfecha. Un estudio publicado por Women's Health en 2016 nos enseña más sobre las tres posiciones sexuales que las mujeres encuentran más agradables, según... ¡las propias mujeres!

A casi 500 de las lectoras de la revista se les preguntó sobre lasposturas que (casi) definitivamente las llevan al séptimo cielo. Parece que al final, no tienes que memorizar el Kamasutra y ser creativo para conseguir el orgasmo de tu pareja. Y por eso, están en el top de la lista de movimientos que probablemente todos conocemos.

3/ El misionero, con un 23 %

Recuerda que, si el misionero te parece aburrido, no lo es para todos. Más allá de la intimidad que permite (ojo a ojo, piel a piel…), el movimiento pélvico estimula indirectamente el clítoris. Un roce que la mayoría de las mujeres necesitan para llegar al orgasmo, según una investigación del Kinsey Institute for Research in Sex, Gender, and Reproduction según se recoge en Men’s Health.

La posición también es ideal para controlar el ritmo, la profundidad y el ángulo de penetración. Para más información, consulta nuestro artículo sobre cómo tener éxito cada vez.

2/ Estilo perrito, con un 25 %



just click here to watch this video   <<<<<<<<<<




Esta es la posición preferida de los franceses y europeos: el estilo perrito. Y entendemos por qué. Facilita una penetración profunda y, por lo tanto, permite alcanzar el punto G más rápidamente que con otras posturas. Además, gracias a esta intrusión por detrás, la punta de su pene toca el cuello del útero, que está cubierto de terminaciones nerviosas.

1/ Vaquera, con un 35 %

También conocida como "amazona" o "andrómaca", la vaquera permite una variedad de sensaciones. De hecho, en esta posición, la mujer tiene el poder y puede controlar la profundidad de la penetración.

Así puede variar los ritmos, alternando empujes superficiales y profundos. Cambios de ritmo que estimulan el tercio frontal de la vagina, una de sus zonas más sensibles. Pero el hombre de abajo tampoco pierde ventajas. Y una de ellas es: ¡las vistas!

Post a Comment

0 Comments